De seguro tienes la costumbre de tomar un postre, pero ¿conoces el origen de ello?

A las personas que les apasiona la cocina, pero por sobretodo hacer postres saben que ello no suele ser cosa sencilla, pues es tan minucioso como seleccionar la iluminación cultivo interior de marihuana adecuada para que el resultado final sea el más exitoso. 

Para quienes gustan de hacerlo, tomar un postre te conduce a un camino de sabores aromas, texturas por demás deliciosas y cuyo origen data del Imperio Romano, en donde se ha registrado el postre más antiguo conocido como la tarta de queso la cual cuenta ya con varios siglos en la actualidad.

Con el transcurrir del tiempo, el hecho de tomar un postre se ha tornado una costumbre para muchos incluso imprescindible luego de la comida o quizás la cena. Pero luego de esta afirmación, es posible que nos surja un cuestionamiento a ello, y es el por qué tenemos la tendencia a consumir de manera constante un postre o algo dulce. 

La razón inicial, es porque solemos disfrutar de ello, y más aún luego de haber disfrutado una deliciosa comida, siempre un dulce artesanal de ser posible, nos viene como anillo al dedo.  Pero en realidad el origen de dicha costumbre se nos ha heredado desde la Antigua Roma en donde se solían ingerir frutas, miel o panes con levadura. 

Tradición Romana arraigada en el mundo

La historia nos señala que en Roma eran muy asiduos a los festejos, en los que incorporaban un banquete con innumerables platos de diversos sabores pues ello formaba parte de sus costumbres. Estos festines incorporaban platos dulces o postres que eran engullidos justo después de cada plato salado para dar inicio al siguiente. 

En realidad no contaban con una gran variedad de postres, solo que estos simples eran el puente entre uno y otro plato salado. Pero en la actualidad esta vieja costumbre de consumir un postre luego de alguna de nuestras comidas que también podría ser una fruta, se sigue manteniendo e incluso ha vivido una verdadera evolución hasta lo que hoy conocemos como el panettone, que generalmente se consume durante los festejos realizados en navidad. 

Los romanos denominaban a este platillo  dulce o postre: ‘secundae mesae’, siendo lo que en la actualidad se ha reducido a un único plato luego de la comida o la cena. 

Si hay postres más antiguos

Quizás estas pensando si en otras culturas y en otras épocas, no existían los postres, y la respuesta es sí. Solo que hasta nosotros ha llegado la idea de que solo los romanos han sido responsables de ello. Al parecer, en siglos anteriores ya disfrutaban de tan anhelado sabor que mostraba el Imperio. Y ello es debido a que en realidad la tarta de queso se ubica en el año 776 a.C., cuando se encontraba en auge la Antigua Grecia. 

Según los relatos, durante los primeros Juegos Olímpicos, los atletas fueron los afortunados que conocieron como primicia, este exquisito postre, ya que formaba parte de uno de los  menú de degustación de tan magno evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *