Cómo renovar tu cocina y crear las mejores recetas sin tener problemas en el contrato de alquiler

Cuando se tiene una vivienda, no importa si es propia o alquilada uno de los primeros espacios que se renuevan es la cocina en un 80% de los casos, ya que es uno de los espacios que más sufre a diario y puede tener un desgaste mayor y continuo más visible que otros espacios. Antes de realizar cualquier tipo de remodelación, si estás alquilando es importante consultar con el propietario, qué tipo de renovaciones le puedes realizar, ya que dependiendo del tipo de contrato establecido puedes tener una cláusula especial para seguro contra modificaciones, de la misma forma que se presentan los seguros contra impago de alquiler.

Para evitar dudas e inconvenientes es recomendable realizar los contratos y discutir los diferentes tipos de seguro con una empresa que tenga años de experiencia como lo es seguros Allianz, quienes pueden guiarte en todo el proceso para que tu alquiler resulte lo mejor posible. Muchas veces la vida cotidiana y familiar se concentra en la cocina, ya que es el espacio principal, acogedor e importante en cualquier vivienda. Es un espacio de reuniones, estudio, juegos y cocina, por lo que realizar una reforma en la misma debe contener un buen plan quacoged de todo el proceso algo sencillo.

Es uno de los proyectos más duros de soportar si se realiza mientras se vive en la casa, bien sea por el ruido, el polvo y otros inconvenientes que pueden ser difíciles de soportar si hay gente viviendo en casa. Este proceso puede tomar entre 4 y 6 semanas dependiendo de la cantidad de trabajo a realizar, así como de las personas encargadas de la misma. Algunos de los datos importantes para que todo el proceso se dé sin inconvenientes podrían ser: mover la configuración de la cocina a un espacio temporal, para seguir con las actividades diarias y sin interferencias.

También puedes buscar otro espacio de tu hogar y colocar el área para comer, manteniendo las actividades de reunión familiar, evitando que se coma en las habitaciones. Se pueden comprar platos, vasos y cubiertos desechables para evitar tener tantas cosas que lavar, eliminando las molestias de no tener el fregado, por lo que se tiene la opción de usar y botar sin acumular.

No olvides hablar con el propietario de la vivienda, quien deberá aprobar todas las reformas que se harán y así mantendrá un control de las actividades asegurando que no se dañe el resto del inmueble.

Tampoco es recomendable que durante el tiempo de la renovación se hagan compras grandes, ya que algunas de la comidas se puede perder o hacer difícil de almacenar en otros rincones de la vivienda. Muchas de estas renovaciones por lo general son simples, desde la pintura nueva en los gabinetes, los nuevos electrodomésticos y aunque hay casos donde las reformas son cambios de pisos, pintura en paredes o cambio en la ubicación y distribución de la cocina, esto podría ser un proceso más largo que el estipulado. Ante todo, si estas alquilado es importante discutir todos los cambios y tiempos con el propietario para llegar a un acuerdo o sugerencia final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *