La repostería casera y sus beneficios

No es un secreto que resulta nocivo consumir en exceso dulces, y ello se encuentra avalado en gran cantidad de estudios, debido a que nuestra sociedad ha pasado a ser una de las más obesas. Lejos de ello, vamos a revelar los beneficios que conlleva la repostería casera.

La manera de comer dulces

Aunque parezca algo trillado, se deben consumir dulces con moderación y si son de calidad esto no es malo, a menos que se trate de personas que padecen enfermedades como la diabetes, o son celíacas, quienes precisan de ingredientes especiales. 

La recomendación al momento de consumir dulces es tener conocimiento de qué cantidad ha de ser la adecuada, pero también de qué tipo de dulces se van a consumir, donde no son indudablemente los mejores son los que se elaboran a través de la repostería casera.

Beneficios de la repostería casera

Ingredientes nutritivos: la repostería casera o de dulces artesanos o que son preparados en fábricas tradicionales, están elaborados a base de huevo, harina, mantequilla, leche y azúcar. Si hablamos en estrictos términos nutricionales, entonces se puede afirmar que tales ingredientes son de la mejor calidad y que además son necesarios para mantener una alimentación equilibrada.

Alimento completo: un dulce casero se elabora con productos que están frescos y que son de calidad, incluso pueden llegar a sustituir el desayuno, de manera eventual. En esencia, los dulces tradicionales cuentan con todo lo que es necesario para considerarse un plato completo, hablando en términos nutricionales.

Libre de conservantes: si bien es cierto que los dulces de fabricación industrial son deliciosos, son muy poco saludables, debido a que están repletos de conservantes, saborizantes artificiales y otras series de ingredientes que les proporciona un mejor sabor y aspecto, y no solo no son saludables sino que emplean ingredientes como el polémico aceite de palma.

Menor cantidad de calorías: cuando se consume la repostería casera, esta nos proporciona dulces tradicionales con una menor cantidad de calorías si se le compara con los dulces industriales.

Menor cantidad de grasa: en referencia a la grasa, la repostería casera nos brinda la posibilidad de suplir diversos ingredientes de acuerdo al criterio propio, de manera que se puede minimizar el uso del aceite de oliva, colocar menos azúcar, utilizar mantequilla que sea baja en grasa, es decir, se pueden hacer mucho más saludables. 

Se reduce el colesterol: los dulces que se elaboran mediante la repostería casera nos permiten controlar los ingredientes que estos llevan, siendo más sanos de lo que ya se pueden elaborar, lo que se traduce en una ingestión que no es perjudicial para nuestro colesterol.

Bueno para la salud: consumir azúcar y otros de los alimentos que contienen los dulces caseros son necesarios para nuestro cuerpo. De modo que su ingestión es saludable.

Reduce la contaminación: realizar o consumir este tipo de dulces que son elaborados por medio de la repostería casera, no industrial, siempre será menos contaminante que la segunda.

Expresión de identidad: La repostería casera es una expresión representativa de la cultura y un factor de identidad, pues se trata de la elaboración artesana de dulces respetando la receta tradicional convirtiéndose en una verdadera seña de identidad.