Cuando se tiene una enfermedad grave, los cuidados paliativos vienen a ser ese alivio que necesita

Manejar cualquier enfermedad grave puede resultar muy difícil; pero existe un tipo de atención que funciona para ayudar a los pacientes a sentirse mejor de inmediato denominado cuidados paliativos. Un paciente puede recibir este tipo de atención en simultáneo con su tratamiento para la enfermedad.

El fin último de los cuidados paliativos se encuentra en aliviar el dolor y otros síntomas, y mejorar la calidad de vida. Y es que los cuidados paliativos se han convertido en una parte fundamental del tratamiento de toda enfermedad grave o de alguna enfermedad que ponga en riesgo la vida. 

¿En qué consisten los cuidados paliativos?

Son cuidados que forman parte de un tratamiento integral con lo que se busca cuidar de las molestias, síntomas y estrés causados por toda enfermedad grave. Estos cuidados no vienen a reemplazar el tratamiento primario, sino que funcionan como una contribución al tratamiento primario que se recibe. La meta es evitar y aliviar el sufrimiento, mejorando la calidad de vida.

¿Cuándo surge la necesidad de recibir cuidados paliativos es porque se está muriendo?

El objetivo de los cuidados paliativos se encuentra en tratar síntomas como el dolor, la dificultad para respirar o las náuseas, entre otros. Cuando se reciben los cuidados paliativos no implica necesariamente que un paciente se esta muriendo. Contrariamente, los cuidados paliativos le brindan la oportunidad de poder llevar una vida más cómoda.

Si bien, los cuidados paliativos se ocupan de aliviar síntomas como el dolor, la dificultad para respirar, la fatiga, el estreñimiento, las náuseas, la pérdida del apetito, los problemas para dormir y muchos otros, también es posible que ayuden al paciente a tolerar los efectos secundarios del tratamiento médico que recibe. Quizás lo más importante recae en que los cuidados paliativos pueden ayudar a mejorar la calidad de vida y también ayudan a sus familiares.

Cuando son pacientes terminales, los cuidados paliativos son distintos 

Se debe considerar que es posible disponer de cuidados paliativos en cualquier momento del transcurso de la enfermedad y que también estos pueden ser recibidos en simultáneo con los otros tratamientos usados para la afección. Cuando se reciben cuidados paliativos esto no va a depender de si la enfermedad es curable o no, ya que el objetivo se encuentra en ayudar a sentirse lo más cómodo posible y mejorando la calidad de vida.

No es necesario encontrarse en un hospice (centro de cuidados para enfermos terminales) o quizás, en la última etapa de la vida para poder recibir cuidados paliativos. Las personas que se encuentran en los centros de cuidados para enfermos terminales constantemente reciben cuidados paliativos, pero dichas instituciones solo están centradas en los últimos meses de vida de las personas.

Con la finalidad de poder acceder a ciertos programas para enfermos terminales, los pacientes ya no deben recibir tratamientos para alcanzar una cura para su enfermedad. Un aspecto que no se debe dejar a un lado, es que los cuidados paliativos también pueden brindarle apoyo a la familia, y con ello mejorar la comunicación entre el paciente y sus proveedores de atención médica.