Consejos para capacitar a un personal de trabajo

Aunque los tiempos avanzan, algunos emisarios continúan manejando la idea de que las actualizaciones y la capacitación de sus empleados se trata de un gasto que resulta innecesario, aunque numerosos especialistas en el área de recursos humanos han advertido que contratar conferenciantes transformación digital y la capacitación dentro de las pequeñas y medianas empresas resulta imperativo y que no se debe dejar de realizar debido a que constituye como una herramienta que le permitirá mejorar su productividad, gestión y optimización de los recursos.

Hay que mantener en claro que las empresas son equipos de personas que trabajan por un fin en común y este radica en el éxito o fracaso de la compañía, lo que depende en gran medida del talento de dicho equipo, por eso se recomienda contratar mejores ponentes digitalización.

En tal sentido, el líder de una empresa deberá asegurarse de que su equipo de trabajo, bien sean aquellos trabajadores que cuentan con más tiempo dentro de la empresa o los que recién han sido contratados, cuenten con todas las herramientas y conocimientos que se les de luego de contratar conferencistas expertos en transformación digital para empresas que sean necesarios para lograr desempeñarse de la manera correcta en su labor.

No obstante, y llegar a tomar las decisiones correctas en relación a los requerimientos de los colaboradores y que la capacitación resulte exitosa, la recomendación es tomar en consideración los siguientes pasos:

Hacer una detección de las necesidades de nuestra empresa: por medio de la observación, mediante cuestionarios a los empleados sobre sus intereses y haciendo una evaluación de su desarrollo, es posible tener una idea sobre los conocimientos y herramientas que necesita un trabajador para desempeñarse de forma adecuada en sus funciones.

Hacer una clasificación y jerarquizar: cuando se clasifican las necesidades de capacitación, se logran obtener indicadores de cuáles entrenamientos vienen a ser los más urgentes e importantes con el objetivo de mejorar el desempeño de nuestra empresa, quiénes deben tomarlos, cuándo y la manera.

Se deben establecer objetivos y estrategias: En el caso de los objetivos, estos deben especificar hacia dónde se quiere llegar mediante el programa de capacitación; las estrategias que se deben contemplar en las opciones de capacitación, costos, tiempo de ejecución y la medición de resultados.

Hay que elaborar un programa que esté a la medida: teniendo en claro las necesidades del personal, los objetivos y las estrategias que se requieren para mejorar la productividad de una empresa, es posible establecer los temas a impartir, quiénes los tomarán, la institución que los impartirá, fechas, horarios y presupuesto.

Ejecutar y hacer una evaluación de los resultados: Brindarle seguimiento al programa resulta básico, por lo que debe hacerse antes, durante y después de que sea ejecutado. Cuando se ejecuta un plan de este tipo, siempre será importante  hacer una medición de la efectividad de su aplicación, por lo resulta un requisito primordial determinar los procesos o acciones con el objetivo de evaluar los resultados.

En referencia a los resultados que se deseen dentro de una capacitación, si la misma fue efectiva, hay que observar un cambio de conducta en el personal, impacto positivo en la productividad de la empresa y las mejoras en el desempeño.

De acuerdo a Donald Kirkpatrick, quien es experto en temas de formación y RR.HH., existe una manera simple y flexible que funciona para evaluar en cuatro niveles el impacto de un programa de formación:

  • Reacción o satisfacción, que determina en qué medida se valoró la acción.
  • Aprendizaje, determina el grado de conocimiento adquirido.
  • Comportamiento, permite ver si las personas han transferido a su trabajo el conocimiento adquirido.
  • Resultados, mide el impacto en cuanto a cantidad y cualidad para compararlos con los objetivos planteados.

Hay que tomar en consideración, que las actividades de capacitación realizadas en la compañía conllevan el efecto de hacer que el empleado se sienta más agradecido y comprometido con la misma, logrando una mayor permanencia y reduciendo la rotación del personal.

En la actualidad, es importante contar con personas que tengan una mejor capacitación para enfrentar los cambios que son demandados en los mercados locales y extranjeros. La globalización de la economía ha aperturado gran número de oportunidades para las pequeñas y medianas empresas, pero además, una infinidad de retos, sobre todo para aquellas empresas que buscan ser competitivas y tener presencia global.